Vámonos a pie

No se puede saber cuándo podría ser la última vez que hablas con alguien. La última vez para ti o para ese alguien. No sabemos cuándo nos vamos. No sabemos cuándo se van.

Andamos la vida como coleccionistas y al final nos llevamos nada. ¿De qué sirve cargar con esas vanidades? ¿De qué sirve llevar el maletero lleno? Nada te llevas, todo se queda.

La única certeza que tengo es que lo realmente importante son las personas y los momentos que nos damos mutuamente.

Certezas fáciles de decir. De esas difíciles de vivir.

Si voy a recorrer mi camino contigo,
quiero dejar el carro estacionado.
Prefiero que vayamos caminando
para irnos lento, tomados de la mano.

Caminando y disfrutando cada paso,
compartiendo el cansancio.

Prefiero dejar el carro,
no me hace falta llenar la cajuela,
mejor vámonos a pie
para llenar de experiencias esta vida.

A mi amiga,
QPD Josefina.

La cajita es para motivarte a comentar algo