Dolor indecible

El día del funeral de mi mamá parece borroso en mi memoria, creo que más a propósito, porque no me gusta recordarlo, que por otra cosa. Porque sé que estuve consciente de todos los pensamientos y emociones que hicieron fila en mi mente.

Supongo que con las mismas preguntas sin respuesta que todo mundo se hace cuando pierde un pedazo de sí mismo.

Sigue leyendo Dolor indecible

Sí soy rencorosa

La mayoría de ustedes tienen virtudes o son casi perfectos, algunos están conscientes de sus debilidades y quieren cambiar. Otros viven procesos bellos para ser mejor consigo mismos y con los demás; ya saben, aceptando errores y transformándose.

Y yo soy rencorosa. Y casi que te lo digo con cierto agrado y satisfacción interior. Me choca que exista personas que anden por la vida lastimándome (porque hablaré por mí y en primera persona), esperando que yo siga como si nada. No puedo simplemente quedarme de brazos cruzados y pretender que todo está bien. No soy esa. A veces me gustaría ser una tipa que contraataca cuando la hieren, de esas con las que es mejor no meterse. Me encantaría sacar las garras para arañar y decir hasta de lo que se van a morir.

Sigue leyendo Sí soy rencorosa

¿Esto cuenta como infidelidad?

Lo estoy siguiendo y de repente me siento como una loca al volante, yo no debería seguirlo, ¿verdad?. Esto no está bien. Pero si no se da cuenta, ¿qué tiene de malo?, no, no. Mejor daré la vuelta en el siguiente semáforo y me regreso. Suena mi celular. Miro y es mi novio. Decido contestar mientras sigo manejando, si voy despacio no pasa nada.

¿bueno?, hola amor, ¿qué pasa?… ¿En la oficina? Ok no te preocupes, ¿y a qué hora pasas por mí? Bien, está bien. Yo estoy manejado a mi casa. Sí, yo también te quiero. Sale bye. Cuelgo.

Mmm ¡a la chingada si estoy loca! Lo voy a seguir. Pero ¿cuántos carros debería dejar de distancia entre él y yo? Ay Dios mío, esto no es como en Netflix, seguir a alguien es demasiado difícil. 

Sigue leyendo ¿Esto cuenta como infidelidad?

Hace mucho tiempo que nadie me abraza.

Me consumen las ganas de ser abrazada, de que los brazos de alguien me rodeen hasta la cintura, de estar apretujada cerca del corazón de alguien ¿cuánto tiempo hace que no me abrazan?

Tengo ganas de amar, de sentir otra piel junto a mi piel y de hacerlo con alguien que de verdad me merezca.

Sigue leyendo Hace mucho tiempo que nadie me abraza.

Soy un mango

Los eneros de mi vida siguen visitándome con las mismas preguntas ¿Qué planes tienes para éste año? ¿Qué metas cumplirás? ¿Qué vas a lograr?

Y cada año respondo con una lista puntual de objetivos, la mayoría los mismos de siempre con algún nuevo propósito para el año que se inicia.

Por ejemplo, nunca me había sentido tan segura como cuando le respondí a enero 2020 que tenía todo fríamente calculado para no fallar, le dije que tenía planes muy bien estudiados, las cuentas claras y estaba lista para el primer silbatazo. Por eso cuando llegó pandemia y de un plomazo arrancó las hojas con mis planes para romperlas en mil pedacitos, lloré.

Sigue leyendo Soy un mango

La historia de un match en tinder

LA HISTORIA DE JUAN

Me chocan mucho los días como hoy, cuando me urge agarrar mis cosas y salir corriendo del trabajo. Miro el reloj cada minuto y me es imposible concentrarme en la pantalla que tengo enfrente. Faltan 253 minutos para salir. Abro y cierro unos documentos, no veo nada que pueda hacer rápido. La mujer que me está esperando es posiblemente el amor de mi vida y ya me queda poco para verla.

Faltan 82 minutos para apagar mi computadora. Busco un playlist en spotify para pasar el rato ¿qué tipo de música viene bien para bajar el número de palpitaciones que siento en mi pecho?

Sigue leyendo La historia de un match en tinder