Así tal cual

Siempre hay un roto para un descosido.

Hasta el más feo o la más tonta consiguen emparejarse. Incluso la menos interesante resulta interesante para alguien más. Nadie somos ni más ni menos que los demás. Siempre hay alguien a quien le importamos, así como nos vemos y así como somos.

Así como pensemos…
Así como vistamos…
Así como vivamos…

Julietajimz

Del teclado a la parrilla

No me di cuenta cuándo el futuro me alcanzó tan pronto. Ese futuro que planeé me llegó… o yo llegué a él.

Ahora estoy en la víspera del cambio que veía que llegaría allá a lo lejos. Estoy a cinco meses y contando. Dejar de trabajar, hacer una pausa a mi carrera y dedicarme a ser esa ama de casa que tanto evado ser.

Es el cambio más difícil que tendré que hacer, … más difícil que cualquier cosa hasta ahora. Sé que me será muy complicado, por eso lo estoy convirtiendo en un proyecto. Es que verán, no me gusta estar encerrada en casa, no me gusta dedicarme a tareas aburridas que no requieren ningún esfuerzo mental; no hay nada diferente en limpiar tu casa hace 20 años que ahora, no hay actualizaciones ni aprendizaje.. es totalmente monótono, sin chiste, aburrido y ¡me deprime!.

Ya me he deprimido por esto varias veces, he quedado presa de una enorme depresión que no quiero volver a vivir jamás, jamás. Pero ésta situación es diferente, es un momento que planeé que llegaría, un cambio que sabía tendría que hacer.

Pues bien, mi proyecto anti-depresión en casa se está gestando junto con mi tercer hija. Me dedicaré a planear muy bien. Pero les puedo adelantar que me he propuesto aprender a cocinar.

No cualquier cosa. Es un proyecto bastante complicado para mí, pero muchas veces me jacto de ser autodidacta y de que cualquier cosa que me proponga lo consigo. Pues bien, aquí está mi propio reto, mi propio proyecto que me mantendrá ocupada.

Ya estoy en esto tan metida que como ansias por empezar. Un gran cambio: del teclado a la parrilla.

Julietajimz

Te pesas por tus pesos

Lamentablemente la mercadotecnia ha desarrollado un defecto en las personas: quererse pesar por la cantidad de pesos que traen en la bolsa.

¿En qué momento nos creímos eso de que valemos más por el dinero que tenemos? Parece que nos tragamos toda la sarta de mentiras que salen en la televisión y en las revistas, creímos todo lo que dijeron sin cuestionar ni una coma.

Sí hay personas que se siente con más permisos, solo porque tienen tres pesos más en la bolsa que aquél de a un lado. Gente que se mide, se pesa y se valora por lo que tiene en la cartera hay mucha. De gente así no me gusta rodearme.

El dinero, aunque pienses lo contrario, no dice cuánto valemos. Tampoco nos da permisos, ni nos hace mejor persona; ni nos da más derechos que a los demás.

Lo peor es que la mayoría de los que se valoran por su dinero son los mismos que no lo tienen. Dime de qué presumes… y ya te diré lo que no tienes.

Julietajimz

Ser mamá

Ser mamá no es solamente cambiar pañales o llevar a los niños a la escuela. Es un montón de cosas, osea pero un montón! (muchísimas)

Cuando solamente somos hijas o hijos, festejamos a las mamás en su día pues porque es el día de la mamá. Hacemos por nuestra mamá un montón de cosas pues porque la queremos. Pero hasta que no eres madre (o marido de una madre) creo que se conoce la verdad oculta de lo que significa ser mamá.

No hay trabajo más difícil que ser mamá, en serio: NO LO HAY. Ni tampoco hay trabajo que se disfrute tanto como ser mamá, de verdad: TAMPOCO HAY.

Un trabajo totalmente de 24hrs, sin días festivos, incluso los días festivos para los demás son más trabajo para las mamás. No hay horario: “hija mi hora de atención acaba a las 11pm pásate de nuevo mañana a las 7am”…. jajaja pues no. ¿2am? ¿3am? ¿4am?, a la hora que sea ahí estamos, lagañosas y greñudas, pero trabajando.

Mis peores días de trabajar de mamá son los días de las enfermedades; puro estrés y preocupación, me salen cada vez más canas.

Yo veo a mis hijas y me dan ganas de tener otras dos iguales. Pero luego veo mi agenda y no sé dónde las acomodaría. Como soy una mamá que trabaja, la tengo todavía más complicado, no son los mismos tiempos de las abuelitas que tenían hasta 7 chiquillos. A veces miro para atrás y no sé cómo estoy haciendo lo que hago; no sé cómo estoy haciendo malabares con tanta pelota.

Ser mamá significa que la propia vida queda en segundo plano, no por autoestima, sino por amor. Amor porque hay alguien que importa más que una misma y por quién daríamos la vida (sino es que ya la estamos dando).

Que bonito saber que todos somos así de amados.

Julietajimz

Mi hijo uno más que el tuyo

Qué le pasa a los papitos de ahora que meten a sus hijos a miles de actividades ya desde bebitos. Apenas nacen y ya están con estimulación temprana, clases de gateo 1, gateo 2 y perfeccionando el gateo etapa 3. El niño apenas habla y ya están metiéndolo a clases de lectura.

Como que se estresan ante la posibilidad de que fracasen … ¿cómo ellos?. Pues no sé, podría ser un reflejo de sus propias pérdidas. Algunos pensarán en convertir al hijo en todo lo que ellos no pudieron ser, otros quizá pretendan vivir su éxito a través de los logros de sus hijos. 

En mi opinión es totalmente innecesario que tengan a los niños en mil cosas. Ahora las escuelas enseñan hasta tres idiomas, el niño sale de clases y en la tarde ya lo llevan a teatro, canto, baile, música, deportes y cuanta cosa quepa en sus horarios. Para pronto están con la comadre presumiendo todo lo que hacen sus hijos… ósea, es ahí donde siento que el chiquillo está cumpliendo los sueños de sus padres.

Esto no significa que esté en contra de las actividades extraescolares, de hecho Sofia tiene actividades. Me refiero a esos padres y madres obsesionados con esto a tal punto que lo convierten en una competencia: “mi hija ya va en nivel 10 avanzado, etiqueta roja de la serie doble D”, “mi hija ya tiene tres diplomas y cinco medallas por su clase y hasta el maestro me dice que nunca había visto semejante talento”.

Me daré un párrafo para reír, Jajaja
Ok, listo, continúo…

El objetivo no es ser obsesivo compulsivo con lo que los hijos hacen para luego ir por la vida presumiendo la vida de otro (será tú hijo pero eso no significa que sea tu vida). Patético ¿no crees?

Como yo lo veo es así: el ejercicio es necesario por mil razones saludables. El desarrollo de otras habilidades fomenta autoestima, seguridad, desenvolverse en público y bla bla bla, y está muy bien.

Sin embargo no espero de mi hija una medalla, lo único que quiero es que salga de su clase cansada y muy feliz, que tenga sus amigos ahí, que lo disfrute. No espero que la maestra me diga que es la mejor y no me gusta ir por la vida comparando a mi hija con los demás niños, como trillado tema de conversación.

Yo me siento orgullosa de mi hija, sin clases o con clases. No tengo la necesidad de demostrarlo.

Y bueno, me río de esas mamás que siempre me toca escuchar. Tan chistosas ellas, hasta presumen que sus hijos le pican al iPad y hasta le pican si el idioma está en mandarin ¿tú crees?, bien eruditos sus hijos.

Enero

¡Hola Enero!

Eres el principio de muchos deseos, y la verdad es que ninguno nuevo. Contigo viene el ánimo y la energía de volver a empezar desde cero, de hacer borrón y cuenta nueva a esos deseos de siempre y que como siempre queremos por fin cumplir.

Luego vendrán febrero y marzo, recordándonos no perder el vuelo inicial y que debemos seguir empujando para cumplir todo lo que deseamos. Luego nos encontraremos con julio y su pedantez, gritando que llevamos la mitad y falta cada vez menos para ver esos deseos hechos realidad.

Por ahí de octubre nos daremos por vencidos, descansará el pepe grillo que nos regaña todos los días y comenzará a nacer la melancolía de los finales, impregnado con ese sentimiento navideño que se respira en los centros comerciales; adelantando como siempre nuestras ganas de dejar la decoración para el final.

Pero con todo y nuestra poca constancia, debemos admitir que no hay nadie como tú, nuestro esperado enero de todos los años. Eres el más indicado para dar ánimo. Los gordos encuentran un motivo contigo, los solteros se enamoran del destino que se ve venir. Muchos sacan sus maletas con ilusiones de otros mundos, otros rezan con manos abiertas para llenar el vacío de los bolsillos. Los enfermos miran al cielo y esperan al santo científico con su ejercito de doctores. Los que están lejos sueñan con estar más cerca. El que tiene trabajo también tiene esperanza del aumento y el desempleado tiene solo la esperanza.

Y entre mis tantos deseos de enero, yo estoy en éste puñado de enamorados que te ven como el principio de una aventura que respira de prisa con las mejillas rozadas y se estremece un cada tanto.

Para aquellos los que festejamos desde tu primer segundo, eres nuestro obligado y acostumbrado inicio. ¡Hola enero!… ojalá que pudieras vivir más de 31.

Julietajimz