Después de la calma

Recordando y así viendo mi vida en retrospectiva, parece que estoy viviendo una etapa demasiado tranquila. No hay nada difícil, nada estresante, todo es miel sobre hojuelas y puro amor.

Me da miedo. Me asusta.

Si después de la tormenta viene la calma, ¿será que cuando está todo muy calmado se acerca una tormenta?

Espero que no, espero que solo sea una tonta costumbre de ponerle demasiada pimienta a mi vida. Ya he estado mucho tiempo con esta “estabilidad emocional”, así entre comillas porque estoy muy a gusto condimentando de más para variar.

Ojalá sea solamente eso, un tonto habito que mi corazoncito supone es lo normal. No quiero más tormentas borrascosas en mi vida, no de esas. Solo quiero de estas, que son mías.

Julietajimz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.