Decepción por el niño Dios

– Hija ya llegó el Niño Dios.
– Dónde, dónde, mamá no veo (!!!)
– Ahí hija, en el árbol está.
– No hay nadie, no lo veo.
– (jaja) Hija son los regalos, el Niño Dios ya se fue.
– ¡Aaah!, y por qué no se quedó.
– Anda dejando los regalos.
– ¡Aaah!, bueno… (cara triste).
– Abre tus regalos.
– Bueeeeno está bien.

Sigue leyendo Decepción por el niño Dios

Fin del mundo

Pues no se terminó el mundo. No pasó nada. Para ser sincera no esperaba que ocurriera nada, pero sí me dio un punto a pensar.

Cuando era sólo yo (antes de ser mamá), pensaba que podía hacer cualquier cosa y que no pasaría nada; no porque me sintiera inmortal, sino que si me moría pues ni modo. Pero ahora no puedo pensar eso… no puedo permitir que me suceda nada, no me puedo morir porque ¿qué pasaría con mis hijas?.

Sigue leyendo Fin del mundo

Falta 1 día

Estamos a un día de conocer a Amanda. En estos 9 meses del 2012 me he sentido fatal… sufrí todos los achaques posibles de cada etapa del embarazo. Desde el inicio y hasta ahora que escribo.

Pero soy optimista y espero que mañana cerremos con broche de oro, aunque también soy realista y si desde el principio he venido así, no dudo que el final sea tortuoso. Pero ya estoy preparada psicológicamente para lo que venga.

Sigue leyendo Falta 1 día

Me comí un bebé

Mi panza ya se ve, aunque depende de lo que me ponga primero me preguntan. La beba tiene 25 o 26 semanas… por ahí. No voy contando los días como lo hice con Sofia, que hasta me ponía a investigar qué novedades había en el día a día.

Todo es diferente en este embarazo, desde el inicio comencé con achaques, los que nunca tuve con Sofia y que hasta ahora los tengo, pareciera que si me cobrarán la factura pasada y siento que son de a 2×1. Cansancio, sueño, mareos, nauseas, vómitos (demasiados), más cansancio, antojos, dolores de espalda, cólicos, pies grandes y hasta estoy estrenando una hernia.

Sigue leyendo Me comí un bebé