Es que estaba jugando

Hace un par de semanas atrás, Sofia fue tentada por la curiosidad. Yo estaba trabajando en la mesa y Sofia en el sillón viendo Toy Story. Luego de pronto me dice
mamá me duele mucho, y volteo a mirarla y no veo nada extraño, me acerco y le digo ¿qué te duele? y me dice, es que no puedo sacar la palomita y yo confundida
¿Cuál palomita?, y me responde, aquí en mi nariz.

Miré el tazón de palomitas y había puras semillas, de esas que no alcanzaron a tronar en el micro. La cargué al mismo tiempo que ya estaba marcando a mi marido y mientras sonaba el tono de llamada le digo, a ver voltea para arriba.. y sí, ahí una semilla se veía en lo más profundo de su nariz.

Para entonces ya estaba yo en la 2da llamada al celular de mi marido, ¡Queee estreeess por qué no contesta!

Cogí mi cartera, las llaves del carro y manejé al hospital. Me imaginé lo peor, ¿qué tal que la palomita se mete más y más y la tienen que operar? ¿qué tal que si se le pasa a los pulmones?

Volví a marcarle a mi marido mientras manejaba a toda prisa. En eso me contesta un hombre que no conozco y me dice, hola señora el doctor Brambila está en cirugía ¿es urgente su llamada?, – dígale que voy para allá porque Sofia se metió una palomita en la nariz, -ok aquí la esperamos en urgencias, voy a mandar a un doctor a que pase por usted.

Mientras conducía voy pidiendo a Sofi que saque aire por la nariz a ver si se sale, pero no funciona. ¿cuánto tiempo tendría intentando sacarla con su dedillo que ya la metió de más?, le pido que respire con la boca, no vaya a ser que se meta más.

Creo que ella no se dio cuenta a dónde ibamos hasta que llegamos al hospital y al reconocer me dice, ¿venimos con el doctor por mi nariz?.

Al llegar a urgencias estaba un doctor, compañero de mi marido que yo solo conocía por nombre. Me lleva a la sala de los médicos otorrinos y ahí se disponen a sacar la semilla.

Claro que cuando los vi tan relajados platicando y bromeando con meter a mi hija en un microondas entendí que no era grave. Pero cuando vi sus instrumentos me asusté. De todos modos tardaron más en elegir uno que en usarlo, apenas metieron a la nariz de Sofia uno de sus instrumentos raros y la palomita ya estaba afuera.

UFF!… que estrés. Agradecí, salí del hospital y me regresé a casa. En el camino le pregunté a Sofia por qué había hecho eso, y me dijo tan sincera y despreocupada, es que estaba jugando. Pero el susto que se llevó seguro que no la dejará volver a jugar con su nariz, espero que no experimente con sus orejas la próxima vez, yo no le voy a decir, no vaya a ser que le dé ideas.

Julietajimz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.