Él

Mi mente es poderosa, mira que enfermar a mi cuerpo precisamente ayer, justamente ayer cuando él llega. Y me vio debilucha, ojerosa. Traté durante la mañana de arreglarme pero cuando salí de bañarme me metí en la cama de nuevo, me sentía enferma de verdad.

O quizá estoy exagerando y de verdad enfermé, o quizá mi cuerpo aguantó toda la semana y resistió hasta ayer, cuando tuvo un relevo. Como sea, estoy agradecida de tenerlo, él es un salvavidas para mi, me mantiene a flote mientras recupero fuerzas para seguir por mi misma.

Y lo hace sin quejarse, sin criticarme, él comprende, me comprende.

Julietajimz

Deja una respuesta