¿A qué juegas mamá?

Ayer me sucedió algo muy gracioso con mi hija.

Bajé del auto y enseguida abrí la puerta trasera para sacar a Sofia de su silla de bebé. Yo traía en la mano las llaves y mi celular, y me estorbaban en la complicada pero ya bien aprendida operación de desabrochar el cinturón con los mil seguros de la sillita, por eso decidí dejar las llaves y el celular en el techo del carro.

Sigue leyendo ¿A qué juegas mamá?

Cuando me acepte

Antes hubiera aceptado que el príncipe azul no existe, pero ahora creo que lo único que se requiere es amor propio, porque sin eso dudo mucho que encontremos un sangre azul.

El amor a una misma no es solo por autoestima, influye en todas las actividades de diario. He visto mujeres que no se aceptan como son y se la viven lamentándose y da flojera escucharlas, por eso unos prefieren alejarse, cansa escuchar todo lo negativo que piensan de sí mismas.

Sigue leyendo Cuando me acepte

Leer es verbo.

En general, tenemos una cultura a la que le falta acción. Piénsalo, hacemos dos o tres cosas por día y nos conformamos, es la realidad.

Recuerdo que en mi tiempo de estudiante de licenciatura lo único a lo que me dedicaba era asistir a las clases, ahora veo ese tiempo perdido y lamento no haberme dado cuenta en ese momento.

Por eso me decidí a tener un plan de acción. Tenemos muchas oportunidades si nos ponemos en acción. Por lo pronto mi siguiente acción es leer mi libro de éste mes.

Julietajimz

Perder

Perdemos..

– Un partido de futbol.
– En el TwinLions
– La bolita del arete
– Las llaves
– Una oportunidad.

Y ahora lo que perdí fue una amistad, y me duele. Me ha tocado perder varias, desde mi primer amiga en la primaria hasta el ultimo compañero que deje de ver. La vida nos va llevando por rumbos diferentes y tarde que temprano nos separamos de esas personas que hicieron equipo con nosotros.

Sigue leyendo Perder

Sí, pero no, gracias.

No digas que sí cuando tienes ganas de decir que no. Un sí puede comprometerte a mucho. Una mujer podría casarse sin quererlo por no saber decir que no, o peor aún, un joven podría morir por evitar decir “hoy no tomo” a sus amigos.

Es muy fácil decir “sí”, es seguir la corriente y aceptar lo que los demás dicen. A veces es más cómodo solo decir que sí para evadir un no, con tal de quedar bien.

Sigue leyendo Sí, pero no, gracias.