Si hubiera

Sucedió como en la película de Benjamin Button; si la señora no se le hubiera olvidado su saco, si el taxista no hubiera tomado un café, si no se hubiera levantado tarde para ir a su trabajo, si la muchacha no hubiera cortado con su novio y si Daisy se hubiera arreglado más pronto. Así sucedió.¶

Julietajimz

Lo que dura un café

… estábamos tomando café y quejándonos de que no nos gusta para nada que los políticos, los empresarios y esa gente rica, haga de México lo que se le antoje, es como si moldearan el zapato para ellos y luego a los demás ni nos queda.

Es como cuando aquí por mi casa abrieron una plaza a la que le faltaron unos permisos para rentar locales, nomas que pues las tiendas ya estaban abiertas, entre esas una de ventas con muchos ceros, a la que obviamente el gobierno le dio amparo para poder vender. Dudo que alguna vez vayan a tener el permiso adecuado, probablemente a alguien le pagaron para que moldearan el zapato a su medida.

Y así como mil cosas más, como que se suben sueldos y suben precios. Dicen que Jalisco dio un subsidio a los camioneros para que no subieran el precio, que para que la gente no pague más, pero no inventen, se ponen estrellita en la frente con eso y quieren engañarnos.

… y estábamos en la mesa, platicando y quejándonos de la manipulación de políticos, empresarios y otros, hasta que se acabo el café. ¶

Julietajimz

De crisis y pilas

Dice el señor que en estos tiempos de crisis lo mejor es sacarle todo el provecho a los zapatos que tenemos, y al decirlo veo mis converse negros, los únicos zapatos que tengo y que me pongo siempre, por eso de que “el negro combina con todo”.

Luego también dice que ya ahora se inventan temporadas de otoño, y de invierno y de las que salgan, para que la gente cambiemos de ropa según la moda y que nos quieren hacer consumistas. Y según va platicándolo trato de recordar la ultima vez que fui de compras, pero ha pasado tanto de eso que no logro acordarme, viene a mi mente la imagen de mi armario, donde tengo unas cuantas playeras de colores neutros y muy parecidas entre sí, para que la gente no pueda notar que casi no tengo ropa, y así con mis converse ni se dan cuenta.

Estaba yo así escuchándolo y dándole la razón en todo, como si de verdad yo tuviera el dinero para irme a gastarlo en zapatos y ropa de primavera. En eso que entra su esposa, muy ingenua de nuestra conversación, llegó con dos bolsas, una en cada mano, y el señor le pregunta, que qué trae ahí. Pero sobraba preguntar, ya se nota por las bolsas que son cajas de zapatos, pero seguro preguntó nomás con la ilusión de que no fuera eso lo que había ahí dentro.

La señora, le dice de lo más quitada de la pena que viene de comprarse zapatos, unas botas por cierto, porque aprovechó la liquidación de invierno con sus descuentos, y además nos dice que solamente compró tres pares, a muy bajo precio.

La señora se va y nos deja un silencio.

Al rato el señor agarró el control de la televisión y cambió el canal, dice que hay en la ciudad un lugar para reciclar las pilas. ¶

Julietajimz