Escucha

Cuando te pido que me escuches y sólo me das consejos, no estas haciendo lo que te pido. Cuando te pido que me escuches y sólo me dices por qué no debo sentirme así, pisoteas mis sentimientos. Cuando te pido que me escuches y sientes que debes hacer algo para resolver mi problema, fallas ante mi. Por extraño que parezca: ¡Escucha!.

Sólo te pido que escuches, no hagas ni digas; sólo escucha.

Copiado del Libro de los 7 Hábitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.