Ayer tuve un sueño

Ayer me fui a dormir temprano, y a partir de las 8 empecé a soñar. Pero ya ven los sueños, no tienen sentido.

Soñé que encontraba algo que tenía perdido, pero que no sabía que lo tenía perdido, súper raro. Y que cuando lo veía en mis manos estaba igual que cuando lo había extraviado, igual en un sentido en el que yo lo sujetaba muy fuerte y renacía en mi un sentimiento olvidado, muy familiar y reconfortante por haber encontrado ese algo.

Recuerdo que dentro del sueño no me la creía, eso de haber encontrado algo que se perdió 15 años atrás, y que cómo era posible que si ya estaba perdido estuviera igual: intacto.

Y así como son los sueños de raros, de repente ya había decido colocar ese algo en mi tocador, tenerlo a la vista todos los días para que no se me vuelva a perder porque me sentía muy agradecida de haberlo encontrado.

Pero luego de colocarlo en mi tocador, me dio miedo. ¿y si alguien más lo ve? ¿y si me lo quitan? ¿y si tengo que tirarlo?, entonces lo agarraba y me ponía a buscar un escondite, un lugar donde nadie más pudiera verlo, pero un lugar donde lo tuviera para mi y no volviera a perderlo… y lo escondía debajo de la almohada: cerca de los sueños y las fantasías.

Fue tan real que me llenó de una alegría infantil, una alegría de niña. Desperté buscando ese algo debajo de mi almohada.

Trato de acordarme qué era, pero no sé bien qué cosa era lo que encontré. Pero me gustó tanto el sueño que buscaré la forma de volverlo a soñar y ahora me aseguraré que al despertar lo tenga ahí: debajo de la almohada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *