Te soñé

Ayer te visité,
estabas tan tranquilo
sumido en tu sueño.
Tu mejilla sobre la almohada

Besé tus labios
y susurré a tu oído un te amo,
deseando que lo escucharas
al menos por última vez.

Te visité,
pero no pudo ser,
porque yo soñaba también.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *