Guía para que regreses

Mira es muy fácil:

Sales de tu casa y conduces hacia la mía.
Llegas y timbras.
Yo me asomaré por la ventana,
al verte mi corazón se detendrá.
Abriré la puerta temblando,
no sé si de nervios o de emoción.
Nos miraremos unos segundos.

(silencio)

Después y sin que lo pienses,
te acercas y me abrazas.

Es fácil ¿verdad?
Inténtalo, ya estoy esperando.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *